Tu granito de arena

Párate a pensar.

En lo que comes, en lo que compras, en lo que tiras a la basura…

Simplemente párate y piénsalo.

Muchos de nuestros actos tienen consecuencias terribles para nuestro planeta.

Párate, piénsalo y actúa. Un pequeño cambio en tu rutina diaria, puede mejorar el mundo y tú apenas darte cuenta.

No pretendo ser ejemplo de nada, simplemente quiero dar consejos sobre pequeños cambios en nuestro día a día que pueden ayudar a este planeta.

Tómatelo como los propósitos de año nuevo. Cada mes, un pequeño cambio.

¿Te apuntas a poner tu granito de arena?